¡Pecadores!

Quien primero nos confiese tres pecados que se realizaban regularmente en la abadía de la novela que nos ocupa, ganará, aparte de una indulgencia plenaria por todo lo bueno que ha dejado de leer en su vida, un ejemplar de Pasión por la lectura.
(Y quienes pierdan, como penitencia deberán darse de topes en la pared más cercana al tiempo que repitan “¡Chin! Perdí ese libro. ¡Chin! Perdí ese libro…”).

2 comentarios »

  1. Mirna Alejandra said

    Lujuria, soberbia, envidia

  2. codicia, matar, mentir

RSS feed for comments on this post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: