Neruda con guacamole

Saborea despacio el Poema 20 y luego sugiere un menú de cena para acompañarlo. Vale todo, desde una bolsa de frituras con salsa hasta un banquete de cuatro tiempos, siempre y cuando nos convenzas en un par de líneas que es lo más adecuado (claro, también ayudaría a los jueces probar dichos platillos, pero… en fin… ahí tú sabes…).

PREMIO DOBLE: Un ejemplar de Alfaguara, (además de disfrutar su lectura, te servirá para detener la pata de la mesa con los platillos).

Anuncios

3 comentarios »

  1. Fayuquero said

    El Poema 20 se come con vísceras de uno, aderezadas sólo con sal. Se bebe con sangre, con lágrimas. Se toma en un rincón del barco, aunque no haya mesa. Y se deja reposar en el fondo del mar.

  2. Viccard said

    Si es cierto que ya no lo quiere, pero esta noche lo hace recordar cuanto la quiso, sería conveniente pedirle a Tita y a Laura Esquivel un pedazo de ese pastel de bodas con sabor a nostalgia.

RSS feed for comments on this post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: