Archive for octubre, 2007

¡Que rueden, que rueden!

Libros tan buenos que es mejor compartirlos con los amigos, la pareja, los maestros…

Anuncios

Comments (9)

Los libros que no prestaría

¡Son tan buenos y tan valiosos para mí, que no los prestaría por temor a que no me los devuelvan…!

Comments (17)

Leer es un pasaje gratuito para la imaginación

Por Alicia Amelia Villarreal Brictson
Profesora de la Universidad Virtual del Tecnológico de Monterrey y colaboradora del periódico Milenio (Tampico, Tamps.)

Algo que realmente atesoro de la vida diaria, es el tiempo que puedo dedicar a mi familia y a leer, hay pocas cosas comparables con disfrutar un buen libro.

Desde niña, me interesó la lectura, me intrigaba ver a papá en su sillón, con sus lentes “de ver” leyendo, ya fuera el periódico, o un libro. Una de las cosas que aún siguen frescas en mi memoria, es aquel grueso tomo de cuentos de los Hermanos Grimm y de Hans Christian Andersen que trajo mi papá de México D.F. Durante años soñé con sus historias, sintiéndome protagonista de cada una de ellas.

A través de los libros aprendí a gozar de la historia, la biografía y las aventuras de grandes hombres y mujeres, la lectura me abrió los ojos a otras civilizaciones y formas de vida. A través de los libros viaje por primera vez a Roma, a Grecia y conocí sus mitos y sus leyendas. De los libros, aprendí la importancia de la cultura y de ver más allá de nuestro limitado contexto de vida, amplié mi vocabulario y mejoré notablemente mi redacción.

Un amigo, el maestro Luis de la Cuesta, me dijo un día, que a través de la lectura, todos, pobres y ricos podemos surcar los caminos de la aventura, viajar con el boleto más barato que existe y entender a través de la mirada de otros.

“El principito” de Antoine Saint Exupèry, es uno de mis libros preferidos, de este, aprendí la responsabilidad de tener y conservar; con Gregorio Samsa (“Metamorfosis” de Kafka), aprendí que uno puede ser sobajado hasta el nivel de hacerte sentir sin valor, de Oliver Twist (Dickens), aprendí lo que es la soledad y lo maravilloso que es tener una familia, de Ana Karenina (Tolstoi) aprendí de la fidelidad y del amor, de Marianela (Pérez Galdós) sobre la belleza del alma.

No se cuantos libros he leído al día de hoy. Lo que si se, es que la lectura desarrolló en mí, el deseo de saber más, y me mostró la importancia de la educación y lo que ésta puede hacer por nosotros.

Con mi esposo y mi padre, comparto hoy el gusto por la lectura, y esta a su vez nos proporciona temas interminables de comentario y debate y muchos momentos agradables de charla tranquila y deleitable.
Un tesoro intangible que perdurará para siempre en mi vida, es el gusto por la lectura.

Quisiera tener la sabiduría para saber contagiar a mis hijos y a mis alumnos de este gran tesoro.

Comments (33)